Cómo hacer las preguntas de investigación en una tesis

La pregunta de investigación es clave en una tesis. Una vez que ya justificaste tu tema de investigación, es tiempo de hacer las preguntas. Si ya estás en esta etapa, es el momento para formular y redactar bien tu pregunta de tesis.

Según la socióloga y metodóloga Ruth Sautu, las preguntas de investigación tienen dos funciones muy importantes: enfocar el estudio y guiarlo hacia una meta y explicar de una forma clara lo que el estudio busca comprender. Por eso, es muy importante no subestimar este punto en un proyecto de investigación. La pregunta será tu guía en todo momento.

Cómo formular la pregunta de investigación

De acuerdo con Ruth Sautu, para formular correctamente la pregunta de tesis se debe responder a lo siguiente:

  • El propósito de la tesis: ¿por qué y para qué estoy realizando este estudio?
  • El estado del arte: ¿qué es lo que ya se conoce acerca de este tema?
  • El contexto conceptual: ¿sobre qué teorías me voy a basar?

Una vez que están claros los conceptos anteriores, falta responder lo más importante: ¿mi pregunta se puede responder? Para verificarlo, hay que tener en cuenta:

  • ¿Mi pregunta realmente se puede responder por medio de la investigación?
  • ¿Se puede responder con el método de recolección de datos que voy a usar?

Cómo redactar la pregunta de investigación

Una vez que ya está definida la pegunta de forma conceptual, el último paso es redactar correctamente la pregunta de investigación. Al hacerlo, se deben cumplir estas cualidades:

  • Debe ser concisa: hay que pensar en una pregunta clara, que no necesite explicación. Cualquier persona debe poder entenderla sin conocer todo el contexto.
  • Debe ser relevante: responder a esta pregunta aporta un beneficio a nivel teórico, científico o social.

La pregunta puede ir cambiando a medida que avanza la investigación, es algo que les pasa a muchos estudiantes e investigadores. En ese caso, solo hay que volver a seguir este paso a paso para reformular la pregunta. Pero es fundamental tener siempre la pregunta de investigación como guía.

Si no tenemos una pregunta de investigación, perderemos mucho tiempo y leeremos material innecesario. Entonces, es mejor enfocarse en el tiempo necesario para pensar bien la pregunta que perder tiempo en un proyecto sin metas.

Con esto, ¡ya estás un paso más cerca de terminar tu tesis!


Por Micaela Siskin, licenciada en Ciencias de la Comunicación Social y técnica en Corrección de Textos



Fuente: Sautu, Ruth et al. 2005 Manual de metodología. Construcción del marco teórico, formulación de los objetivos y elección de la metodología (Buenos Aires: CLACSO).

¿Cómo hacer la justificación de una tesis?

¿Ya elegiste el tema de tu tesis pero no sabés cómo justificarlo? Sin dudas, la justificación de una tesis puede generar muchos dolores de cabeza, ¡pero no es tan difícil como parece!

Justificar tu tesis significa explicar por qué es un aporte relevante y convencer a los demás de eso. Con los siguientes consejos vas a lograr justificar la relevancia de tu investigación y seguir adelante para meterte de lleno en el tema que querés investigar.

cómo justificar una tesis

Cómo definir la justificación del tema

Para que tu tesis realmente haga un aporte, no solo tiene que ser interesante, además, tiene que ser representativa para la sociedad o una parte de ella. Según la socióloga y metodóloga Ruth Sautu, especialista en investigación social, la justificación de una tesis puede estar basada en:

  • Carencias, conflictos, necesidades de una población o región. En este caso, tu tema es relevante porque aborda una realidad conflictiva.
  • Un tema de actualidad. Se trata de temas en auge, lo recomendable es que busques una forma original de abordarlo.
  • Un deseo de resolver un problema con conocimientos, o la toma de decisiones o diseños de políticas. Esta puede ser una justificación promete un buen trabajo de investigación final.

Según Ruth Sautu, la justificación de una tesis puede estar basada, además, estas otras razones, o en conjunto con ellas:

  • Está vinculada con un programa de investigación existente.
  • Responde a las necesidades de un instituto u organismo.
  • Porque una organización lo pidió.

De todas las opciones anteriores, elegí una o dos justificaciones para tu tema que más se adapten a tu trabajo de investigación final.

Cómo redactar la justificación del tema de investigación

Ya estás en el punto en que podés justificar el tema en tu mente, pero es difícil ponerlo en palabras. Para redactar la mejor justificación de tu tesis de forma convincente, respondé a estas preguntas. Te van a servir para escribir la relevancia del tema y su relación con el contexto:

  1. ¿En qué marco institucional se va a desarrollar el proyecto?
  2. ¿Cómo se vincula el tema de investigación con este contexto?
  3. ¿En qué marco histórico, geográfico o político se desarrolla el problema de tesis?
  4. ¿En qué tiempo y espacio? Delimitá el marco espacial (áreas geográficas, poblacionales) y temporal (tiempo y duración) de tu tesis.

Teniendo en cuenta los puntos anteriores, vas a poder explicar cómo el tema se inserta en su marco institucional o histórico y cuál es la contribución de tu estudio a la comprensión del problema de investigación o su solución.

Hacer una tesis puede provocar angustia, desesperación y miedo. Pero siguiendo estos consejos vas a ser capaz de comprender la relevancia de tu tema de investigación y lo vas a poder justificar. ¡Ya diste un paso más en este camino!


Por Micaela Siskin, licenciada en Ciencias de la Comunicación Social y técnica en Corrección de Textos


Fuente: Sautu, Ruth et al. 2005 Manual de metodología. Construcción del marco teórico, formulación de los objetivos y elección de la metodología (Buenos Aires: CLACSO).

Un nuevo ciclo

Durante el 2018 nos propusimos construir una relación más cercana con nuestros seguidores y seguidoras. Intentamos que nuestras redes sociales asumiesen una aplicabilidad pedagógica y publicamos los consejos ortográficos más relevantes para nuestra comunidad virtual. La mayoría de ellos fueron respuestas a las consultas que nos hicieron a través de mensajes directos a nuestra página. Nos alejamos de la idea de una figura lectora cómplice para adentrarnos en las necesidades de aquellos lectores circunstanciales. Entendemos a Facebook o a Instagram como medios de comunicación que transformaron el consumo de los textos en red y cambiamos nuestro estilo editorial para adentrarnos en un espectro más abarcador. La actual forma de circulación de los discursos, más inmediata y efímera, nos llevó a contemplar otros objetivos. Asumimos el riesgo de presentarnos como una fuente de información legítima de los temas que más nos apasionan: el lenguaje como fenómeno social, la corrección y la traducción de textos.

Para el año 2019 nos proponemos cambiar nuestra página web a un sitio bilingüe (español- inglés) que dinamice la interacción con las redes sociales. Tendremos presencia en LinkedIn y actualizaremos a nuestros lectores con la difusión de programas informáticos que faciliten y mejoren la tarea del escritor y del corrector.

¡Por un 2019 a puro texto!

Las Correctoras

Los conectores: nuestros aliados a la hora de escribir

Los conectores son palabras o frases que se utilizan para enlazar ideas en una misma oración. Nos ayudan a otorgarle fluidez y coherencia a un texto. Su valor fundamental es señalar el sentido en el que se encadenan los diferentes fragmentos de un discurso.

Según su significado, los conectores indican relaciones diferentes. Hicimos una selección de los conectores más usados:

Los conectores temporales tienen la función de expresar la idea de tiempo, mientras que los aditivos introducen aspectos nuevos a la información. También hay conectores contra argumentativos o “de contraste”. Estos últimos se utilizan para expresar oposición o contrariedad en el sentido de la oración.

Algunos conectores se utilizan para indicar una condición para realizar lo que expresa la oración principal. En cambio, los conectores causales señalan el motivo por el que sucede lo indicado en la oración principal. Los conectores consecutivos manifiestan una consecuencia de la frase u oración que lo precede.

La saga de los horrores (de ortografía)

Por Cecilia Medina
Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA)

Leer es una de las actividades más placenteras. Leemos más de lo que imaginamos porque las letras nos rodean y, además, nuestros tiempos de ocio son invadidos por las nuevas tecnologías, como las redes sociales, y por las no tan nuevas, como la televisión. A estas alturas parece una obviedad afirmar que no hace falta un libro para leer.

Sin embargo, no todas nuestras lecturas son educativas. Y, más allá de que uno pueda reponer aquello que falta y comprender el sentido de las palabras, algunos errores u horrores hacen que nos distraigamos y perdamos el verdadero mensaje.

Otro ejemplo se  ve en este zócalo de un noticiero televisivo:

En ambos casos se puede apreciar lo antedicho: el árbol no tapa el bosque pero la incomodidad que nos genera leerlos implica una distancia que nos aleja de lo que pretenden informarnos.

Peor aún son los pequeños horrores cotidianos que generan otro tipo de reacciones porque molestan nuestra vida y cachetean nuestro intelecto. Vaya otro ejemplo para ilustrar:

Hay otros equívocos más sutiles que desvían nuestra atención. Un ejemplo es este caso:

Aquí se pueden percibir dos cuestiones. Por un lado, un error de puntuación y, por otro, no hay concordancia de género y número.

Asimismo, existen diferentes tipos de lectores. Los más relajados, que poco reparan en los errores que ofrecen los diversos medios. Los que casi sin querer “descubren” aquello que quisieran no ver. Y, finalmente, los que no pueden estar sin buscar el equívoco.

Los medios en general, y muchas veces por la premura del vivo, ofrecen un sinfín de errores. Algunos son por tipear de manera veloz, y se consideran los más perdonables. Sin embargo, existen otros que son de tal envergadura que no pueden pasar desapercibidos ni por el más relajado de los lectores.

Nadie está exento de cometer errores, pero si queremos llegar al público, y de la mejor manera, es imprescindible pensar y repensar, o mejor, leer y releer. Un yerro en un cartel publicitario es casi un insulto.

Tampoco se puede ir leyendo por la vida para encontrar el error porque de esa manera no podremos disfrutar del placer de las letras unidas que forman un texto.

Los ejemplos de horrores (de ortografía) abundan por estos días. Si querés compartirlos con nosotros mandanos las fotos a través de nuestra página de Facebook o en los comentarios en el blog.

 

Claves para escribir monografías y más

Ponemos a disposición de nuestros seguidores este libro que reúne claves para escribir textos argumentativos como el ensayo o la monografía. Es una selección de clases dictadas en institutos secundarios y terciarios por el equipo de docentes de Lengua y Literatura de lascorrectoras.com. Es una guía para la elaboración de ensayos, monografías y ponencias.

Debido al interés de nuestros seguidores por los juegos ortográficos que propusimos en nuestro blog durante el mes de noviembre de 2016, decidimos sumar una sección con reglas ortográficas y con ejercitación. Está basada en un libro que ya no circula pero que es excelente: Lengua y habla, Ortografía, de Menghi, Pescetto, Spinelli, editado por Huemul en 1995. Tiene normas de uso gramaticales, estilísticas y ortográficas con ejercicios. La propuesta es compartir este texto y bajarlo desde un archivo en pdf para que se pueda imprimir. Por eso no incluimos imágenes ni diseños elaborados. Para nuestros seguidores, este regalo:

CLAVES PARA ESCRIBIR MONOGRAFIAS Y MAS