La mujer y el lenguaje

Por Micaela Siskin, técnica en Periodismo, estudiante de Ciencias de la Comunicación Social y  correctora

Estamos cerca del 3 de junio, día en el que se realiza la marcha de Ni Una Menos, una manifestación que desde el 2015 cobró relevancia por ser representativa en la lucha por los derechos de las mujeres. En esta fecha se hacen marchas y festivales en distintos países, sobre todo en Latinoamérica. Si bien los países de este continente suelen tener niveles altos de todo tipo de violencia, no podemos negar que la cultura suele ser muy machista y por eso la violencia afecta aun más a las mujeres. Son víctimas de situaciones como el acoso callejero y el maltrato doméstico, además de estar expuestas a los mismos peligros que los varones, como delincuencia y narcotráfico.

El machismo es trasversal a la sociedad, se encuentra en la cultura, la educación, los medios y la publicidad. También está presente en el lenguaje, en nuestra manera de expresarnos. Hay quienes dicen que el lenguaje no es sexista, sino que las personas lo son. Sin embargo, podemos asegurar que existen maneras más machistas de expresarse que otras, ya que son despectivas hacia la mujer o la invisibilizan.

Conocemos el mundo por medio de las denominaciones que le asignamos a cada cosa y lo que no se nombra, no existe. Por eso es especialmente relevante ver qué lugar ocupa la figura femenina cuando hablamos o escribimos. Analizaremos tres ocasiones en las que las mujeres quedan excluidas de las expresiones y, por lo tanto, invisibilizadas socialmente.

La historia del hombre

En las ciencias sociales es muy común utilizar expresiones que dejen de lado el aporte de las mujeres. Al hablar de que “el hombre descubrió el fuego” o de “la historia del hombre”, estamos generando un imaginario de la humanidad en el que parece que solo los varones contribuyeron a la creación de cultura. Un caso similar es la clásica imagen de “la evolución del hombre”, en la que se ve el cambio de distintos homínidos hasta llegar al Homo sapiens, siempre representado por un sujeto masculino. Estas construcciones hacen que la mujer quede en segundo plano dentro de la humanidad, que no sea vista como protagonista de su propia historia. En estos casos, es preferible reemplazar “el hombre” por “la humanidad”. También, dependiendo del caso, a veces se pueden usar palabras como “los seres humanos”, “las personas” y “la sociedad”.

Saltos semánticos

Se genera un salto semántico cuando parece que se está usando el masculino para hablar de todas las personas, pero en verdad se está usando para representar solo a los varones. Estas ocasiones generan confusión y dejan a la mujer como un decorado o un objeto. Un ejemplo de ello son las expresiones como: “Los ingleses prefieren el té al café. También prefieren las rubias a las morenas”. Al principio parece que habla de que las personas provenientes de Inglaterra prefieren el té, lo que incluiría varones y mujeres; pero, en la segunda oración, las mujeres no forman parte de esa comunidad inglesa. No se las ubica en el mismo nivel que los hombres ingleses, sino que en el mismo nivel que una bebida, que un objeto de consumo.

Misma actitud, diferente respuesta

En muchos casos, cuando una mujer y un hombre tienen la misma actitud, son evaluados o calificados de distinta manera, solo por su género. Por ejemplo, a un hombre con un carácter fuerte se lo describe como “líder”, “seguro”, “confiado”. Cuando este mismo rasgo se presenta en una mujer, se la trata de “mandona”, “loca”, “alterada”, y se le pide que se relaje. Algo similar sucede cuando una persona tiene una tendencia a hablar mucho y a hacer muchos comentarios: en el caso de un hombre, suele ser “divertido”, “gracioso”, “un personaje”; en el caso de una mujer, se la califica de “charlatana” o incluso de “cargosa”. En cualquier caso, lo mejor es juzgar cada actitud individualmente y no dejarse llevar por estereotipos de género de mujeres ni de varones.

Hay muchas más expresiones sexistas; y, por supuesto, la discriminación a la mujer existe más allá del lenguaje. Pero modificar nuestra manera de expresarnos es parte del cambio hacia una sociedad más igualitaria. ¿Qué otras expresiones sexistas conocen? ¿Qué otros consejos creen que son útiles para lograr la inclusión de la mujer en la cultura?

Para seguir leyendo

El idioma español y el sexismo

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/02/actualidad/1330717685_771121.html

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20140307/54402851720/el-sexismo-que-ocultan-las-palabras.html

Derechos de imagen: foto de Fernando Vicente, vía El País.

El rock en la historia argentina, el aporte de un seguidor

Del 27 de abril al 15 de mayo del 2017 se lleva a cabo la 43.ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, la más concurrida en el mundo hispanohablante. Se realiza cada año en La Rural, un importante predio ferial que cuenta con una superficie de más de 45 mil metros cuadrados para el despliegue del evento. Allí se pueden encontrar alrededor de mil quinientos puestos con exposiciones de editoriales, autores, artistas y representantes de países de todo el mundo. También la feria ofrece cada día diversas propuestas culturales, como charlas, conferencias y talleres.

El martes 9 de mayo uno de los seguidores de Las Correctoras, Juan Ignacio Bellocchio, asistió a la feria para presenciar la presentación del libro Antología del rock nacional, editado por la SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música). En el panel se encontraba José Tcherkaski, poeta, periodista y autor del libro, acompañado por Víctor Yunes, secretario de la SADAIC y por Daniel Ripoll, creador y editor de Pelo, una revista dedicada al rock.

Juan Ignacio escribió una estupenda reseña sobre la presentación del libro, que incluye una reflexión sobre el lugar del rock en la historia argentina, y nos la envió para compartirla con todos nuestros lectores. También les dejamos unas preguntas: ¿alguna vez escucharon canciones de rock argentino? ¿Les gustó? ¿Es parecido al rock de sus países?

Presentación de Antología del rock nacional. El género que hizo historia en la Argentina.

La potencialidad creativa argentina se reflejó, desde fines de los años 50, en la música del género rock. Desde el principio desarrolló su propia identidad cultural. Pasando por los primeros autores como Eddie Pequenino y por los grandes clásicos como el tema La balsa, hasta llegar a la actualidad, el rock es la banda de sonido de muchas vidas. En un país que estaba acostumbrado a grabar y a cantar tango, desde 1956 se grabó y se compuso rock, y así se incorporaron nuevos autores al cancionero popular de todos los tiempos.

El editor de la revista Pelo, Daniel Ripoll, recordó que el rock argentino creció bajo “la bota”, en alusión al clima opresivo de las dictaduras militares que atravesaron los inicios del rock y que siguieron atormentando al país hasta inicios de los 80. Pero como arte que busca emerger, el rock encontró la forma de visibilizarse y de perdurar. Los políticos de aquella época pasaron y se fueron, pero la música se quedó.

Daniel Ripoll (creador y editor de Pelo), José Tcherkaski (autor de la antología) y Víctor Yunes (secretario de la SADAIC) en la Sala Victoria Ocampo de la Feria Internacional del Libro Buenos Aires.

¡Agradecemos a Juan Ignacio Bellocchio por este valioso aporte y por seguir nuestras publicaciones siempre!

Por Micaela Siskin

La mujer en el periodismo: charla con Ingrid Beck

 

Ingrid Beck es periodista argentina, editora de Barcelona, una revista de humor, que refiere a temas de política y sociedad en clave satírica. También es directora de Tea Arte, una escuela de periodismo, y coautora de Guía (inútil) para madres primerizas 1, 2 y 3, una suerte de anti-manuales sobre maternidad. Ingrid es también activista en movimientos de protesta contra la violencia hacia la mujer, especialmente contra los femicidios, una grave problemática en Argentina y en toda Latinoamérica. En esta entrevista, Ingrid reflexiona sobre el tratamiento que los medios de comunicación les dan a las mujeres, sobre todo cuando son víctimas de violencia.

­­—¿De qué manera los medios propician que exista la violencia hacia la mujer en la sociedad?

—Me parece que, en general, en los medios hay muy poca perspectiva de género. El tratamiento que se le da a las mujeres y, en particular, a las víctimas o posibles víctimas de violencia, debe ser corregido en su totalidad. En muchos casos tiene que ver con una cuestión de ignorancia, este mal tratamiento no se hace adrede. No se justifica, pero desde el feminismo hay una enorme tarea pedagógica para hacer respecto a esto.

—Como formadora de futuros periodistas, ¿cómo te parece que se puede iniciar esta tarea?

—En la escuela que yo dirijo y en las clases que doy no hay una materia “de género”, la perspectiva de género es transversal, así creo que debería ser el periodismo, porque lo ideal sería que este eje atravesara toda la información.

—Los medios publican notas o titulares que resultan violentos o despectivos para las mujeres. En el 2014 el diario con mayor tirada de la Argentina tituló “Fanática de los boliches abandonó la secundaria” para referirse a una menor desaparecida, que resultó ser víctima de un brutal femicidio. ¿Qué se puede hacer en estos casos desde el público lector? ¿Es útil exigir cambios de estereotipo?

—Sí, y esto tiene que ver con las redes sociales virtuales. A partir de que la tolerancia hacia este tipo de títulos bajó muchísimo, los editores se cuidan más, aunque no quiere decir que se hayan dejado de publicar notas de este estilo. Ese título que mencionaste está relacionado con el  femicidio de Melina Romero, una adolescente. Generalmente cuando la víctima es una adolescente que no es de clase media o clase alta, el foco del delito se pone en cómo era ella, qué hacía y qué tan corta tenía la pollera. Pero pienso, quiero creer, que cada vez hay menos aceptación hacia este tipo de expresiones, porque cada vez somos más las que decimos que eso no está bien, que eso es violencia machista.

—En la línea humorística de Revista Barcelona, ¿cuál es el límite entre el humor o la libertad de expresión y la violencia hacia la mujer?

—No hay ningún límite para la libertad de expresión. Para el humor, tampoco. En todos los casos lo importante es preguntarte qué estás diciendo, qué querés decir. Yo trabajo con la sátira, entonces la idea es ofender y molestar, generar reacciones en los lectores transmitiendo una idea. En la revista, la perspectiva de género es transversal. Por ejemplo, a las mujeres de la política no las vamos a criticar nunca por la ropa que tengan puesta, nunca vamos a satirizar a una mujer por su aspecto físico. No vamos a tratarlas de locas o hablar de las carteras que se compran. Nuestra crítica es política, no tiene que ver con lo que usan, no ponemos en ese lugar a la mujer.

Entrevista realizada por Micaela Siskin en la  Feria del Libro de Buenos Aires

¿Es incorrecto decir “vos”?

Por Micaela Siskin, técnica en Periodismo, estudiante de Ciencias de la Comunicación Social y  correctora

 

En agosto del año pasado me fui de viaje a Cuba. En La Habana conocí a una turista de Turquía llamada Irem. Tenía solo 17 años, pero no era su primera vez en Latinoamérica y se desenvolvía muy bien hablando español. Tenía interés en seguir aprendiendo, así que, aunque solíamos comunicarnos en inglés, cada tanto me pedía que le hablara en mi lengua nativa para practicar. Yo siempre comenzaba con conversaciones ordinarias: “Hoy me desperté temprano y tomé un café con leche. ¿Y vos?” Entonces Irem se desorientaba. Ella seguía con la conversación, pero cambiaba radicalmente de tema y yo no comprendía por qué no respondía a mi pregunta. Hasta que un día me consultó: “¿Qué significa ‘vos’?” Como soy argentina y hablo dialecto rioplatense, se me había pasado por alto que en países no hispanohablantes el español se estudia con tuteo, no con voseo. Es decir, que para referirse a la segunda persona del singular usan el pronombre “tú” y no el pronombre “vos”. La palabra que Irem incorporó aquel día a su vocabulario es fundamental en el léxico latinoamericano. Pero, ¿es tan válido decir “vos” como decir “tú”?

Para entender esta variante lingüística, repasemos un poco de historia. El voseo fue traído por los conquistadores españoles desde que llegaron a nuestro continente, a finales del siglo XV. Por aquel entonces, en España se usaban tres fórmulas de tratamiento: “tú”, “vos” y “vuestra merced”. El tuteo era para situaciones de confianza o para dirigirse a un par, mientras que el voseo correspondía para dirigirse a un superior. En  América, no había muchas situaciones propicias para el tuteo, por lo que los nativos adoptaron el voseo con mayor rapidez.

Hacia el siglo XVI, el “vos” dejó de usarse en la península ibérica y comenzó incluso a considerarse una modalidad inculta del habla. “Usted” (derivado de “vuestra merced”) se impuso como fórmula de tratamiento para denotar respeto hacia un interlocutor. Las zonas americanas que más contacto tenían con España por ser centros políticos virreinales, como Ciudad de México y Cuzco, se adaptaron a las actualizaciones lingüísticas, pero en las zonas más aisladas, por ejemplo en el Cono Sur, el voseo persistió en la cotidianeidad.

Actualmente, el voseo se utiliza en casi todos los países de la América hispanohablante, solo que en diferentes variantes. En total, se estima que dos terceras partes de los latinoamericanos utiliza el “vos”, ya sea como único pronombre para referirse a un interlocutor, o en convivencia con “tú” y “usted”. Hay países donde solo se usa el tuteo, como en República Dominicana, aunque son una minoría. Hay otros países en los que el voseo se usa solo en algunas regiones (es el caso de Colombia y Venezuela) o que se reserva para la oralidad y para ambientes informales (como se puede ver en El Salvador y en Guatemala), y otros donde está extendido en casi todo el territorio (el caso de Argentina o de Costa Rica). En 1982 la Academia Argentina de Letras fue la primera en Iberoamérica en aceptar el voseo como norma culta, esto significa que reconoce el uso del “vos” como legítimo para la literatura, el trato formal y los documentos oficiales; además de su uso coloquial.

Muchas veces los hispanohablantes ven al voseo como una expresión incorrecta o demasiado informal, pero en Argentina, Uruguay, Paraguay y Costa Rica el voseo forma parte tanto de la oralidad como de la norma culta. Entonces, ¿es incorrecto decir “vos”? No lo es. Es simplemente una de las variantes regionales que enriquecen a nuestro idioma. No existe un dialecto mejor que otro. Todos son válidos.

¿Conocías la existencia del voseo? En tu país, ¿se usa el voseo?, ¿en cuál de sus variantes?

Para conocer más sobre el uso y la historia del voseo:

LÓPEZ MORALES, HumbertoLa andadura del español por el mundo (2010, Santillana).

VIRGINIA BERTOLOTTI.  A mí de vos no me trata ni usted ni nadie. Sistema e historia de las formas de tratamiento en la lengua española en América (2015, Universidad Nacional Autónoma de México/Universidad de la República).

La saga de los horrores (de ortografía)

Por Cecilia Medina
Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA)

Leer es una de las actividades más placenteras. Leemos más de lo que imaginamos porque las letras nos rodean y, además, nuestros tiempos de ocio son invadidos por las nuevas tecnologías, como las redes sociales, y por las no tan nuevas, como la televisión. A estas alturas parece una obviedad afirmar que no hace falta un libro para leer.

Sin embargo, no todas nuestras lecturas son educativas. Y, más allá de que uno pueda reponer aquello que falta y comprender el sentido de las palabras, algunos errores u horrores hacen que nos distraigamos y perdamos el verdadero mensaje.

Otro ejemplo se  ve en este zócalo de un noticiero televisivo:

En ambos casos se puede apreciar lo antedicho: el árbol no tapa el bosque pero la incomodidad que nos genera leerlos implica una distancia que nos aleja de lo que pretenden informarnos.

Peor aún son los pequeños horrores cotidianos que generan otro tipo de reacciones porque molestan nuestra vida y cachetean nuestro intelecto. Vaya otro ejemplo para ilustrar:

Hay otros equívocos más sutiles que desvían nuestra atención. Un ejemplo es este caso:

Aquí se pueden percibir dos cuestiones. Por un lado, un error de puntuación y, por otro, no hay concordancia de género y número.

Asimismo, existen diferentes tipos de lectores. Los más relajados, que poco reparan en los errores que ofrecen los diversos medios. Los que casi sin querer “descubren” aquello que quisieran no ver. Y, finalmente, los que no pueden estar sin buscar el equívoco.

Los medios en general, y muchas veces por la premura del vivo, ofrecen un sinfín de errores. Algunos son por tipear de manera veloz, y se consideran los más perdonables. Sin embargo, existen otros que son de tal envergadura que no pueden pasar desapercibidos ni por el más relajado de los lectores.

Nadie está exento de cometer errores, pero si queremos llegar al público, y de la mejor manera, es imprescindible pensar y repensar, o mejor, leer y releer. Un yerro en un cartel publicitario es casi un insulto.

Tampoco se puede ir leyendo por la vida para encontrar el error porque de esa manera no podremos disfrutar del placer de las letras unidas que forman un texto.

Los ejemplos de horrores (de ortografía) abundan por estos días. Si querés compartirlos con nosotros mandanos las fotos a través de nuestra página de Facebook o en los comentarios en el blog.

 

Claves para escribir monografías y más

Ponemos a disposición de nuestros seguidores este libro que reúne claves para escribir textos argumentativos como el ensayo o la monografía. Es una selección de clases dictadas en institutos secundarios y terciarios por el equipo de docentes de Lengua y Literatura de lascorrectoras.com. Es una guía para la elaboración de ensayos, monografías y ponencias.

Debido al interés de nuestros seguidores por los juegos ortográficos que propusimos en nuestro blog durante el mes de noviembre de 2016, decidimos sumar una sección con reglas ortográficas y con ejercitación. Está basada en un libro que ya no circula pero que es excelente: Lengua y habla, Ortografía, de Menghi, Pescetto, Spinelli, editado por Huemul en 1995. Tiene normas de uso gramaticales, estilísticas y ortográficas con ejercicios. La propuesta es compartir este texto y bajarlo desde un archivo en pdf para que se pueda imprimir. Por eso no incluimos imágenes ni diseños elaborados. Para nuestros seguidores, este regalo:

CLAVES PARA ESCRIBIR MONOGRAFIAS Y MAS

La saga de los errores: Aerolíneas Argentinas y el vuelo de las letras

Pensemos en cuántos estímulos simultáneos se nos presentan continuamente. Toda esa información debe ser procesada por nuestro cerebro. No obstante, nuestros recursos cognitivos son limitados y no podríamos procesar de forma completa, detallada y sin error toda esta información que llega mediante nuestros sentidos. Es por esto que nuestra mente busca estrategias para economizar recursos y volver al procesamiento más eficaz. Una de estas estrategias es la de automatizar procesos, es decir, que ciertas habilidades se vuelven automáticas y por eso no podemos olvidar cómo hacerlas y las realizamos sin pensar. Un ejemplo muy común lo encontramos en nuestra habilidad de andar en bicicleta. Una vez que aprendemos, no podemos olvidarlo. Otro ejemplo menos divulgado es la lectura. Leemos cualquier estímulo al que nos enfrentamos y lo hacemos de forma automática, inconsciente. Esta automatización de la lectura produce, a su vez, que nuestra mente reponga la información faltante o problemática de los estímulos, de forma tal que el procesamiento se lleve a cabo con la misma eficacia que si el estímulo se presentara de manera completa. Esta explicación nos permite entender por qué, cuando lean ahora este cartel, es muy probable que no encuentren el error rápidamente. Nuestro cerebro se encargó de reponer lo que faltaba. Los publicistas deberían estar agradecidos. Un poco de glucosa de regalo no vendría nada mal.

aerolineas

 

Y vos, ¿te diste cuenta del error de manera inmediata? ¿O tardaste unos minutos en notarlo? Tu comentario nos ayuda porque estamos haciendo relevamientos para una investigación. ¡Gracias por el aporte!

En la publicación del 3 de noviembre de nuestra página de Las correctoras en Facebook publicamos un juego vinculado con este tema. Contanos si lograste descubrir el error. ¿Te diste cuenta inmediatamente o te llevó un tiempo? ¡Gracias por acompañarnos en esta investigación!

eror

El 16 de noviembre publicamos en nuestra página de Las correctoras en Facebook el error encontrado por uno de nuestros seguidores en un cartel muy grande que está en una esquina céntrica de Buenos Aires, en la intersección de las calles Lima y San Juan. Si encontrás el error, comentanos si lo detectaste de manera inmediata o tardaste unos segundos. ¡Seguimos con nuestra investigación! img-20161115-wa0001

Gracias al material que envían nuestros seguidores avanzamos con el trabajo de campo para la investigación sobre el funcionamiento del cerebro ante los errores evidentes. Este cartel de publicidad de una película lo envió nuestra seguidora Laura Michelín Salomón. Lo publicamos en nuestra página de Las Correctoras en Facebook el  22 de noviembre de 2016. ¿Encontraste el error?

lc-vio

¿Cómo te fue con la publicación del 30 de noviembre? ¿Lo hallaste rápido?  ¡Gracias a nuestra seguidora Diana Barreneche por el aporte del error en el diario La Nación! para-las-correctoras

 

 

 

Esta actualización la publicamos en la página de Facebook el 22 de junio de 2017, gracias al aporte de nuestro seguidor José Luis Goin. ¡Gracias, José! Esta imagen tiene dos errores, ¿los encontraste?
Si la imagen no se ve con claridad, se puede cliquear con  el botón derecho y elegir “Abrir imagen en una pestaña nueva” para verla en su tamaño original.

Actualización del 11 de septiembre de 2017: una seguidora nos envió estas cinco imágenes de distintos diarios que cometieron errores escandalosos de ortografía y de tipeo. Los vas a ver en seguida, ¡no es difícil encontrarlos! ¡Agradecemos a nuestra seguidora por contribuir a esta saga!

Actualización del 26 de semptiembre de 2017: nuevamente José Luis Goin nos envió un interesante aporte. ¡Gracias, José! ¿Cómo les fue con esta imagen? ¡Este caso está difícil!

 

 

 

Actualización del 10 de octubre de 2017: Diana Barreneche nos envió un nuevo aporte del diario La Nación online. Esta vez se trata de un error de ortografía, ¿ya lo vieron?

Día Internacional del (la) Corrector (a) de Textos

El Día Internacional del Corrector de Textos lo instauró por primera vez en el año 2006 la Fundación Litterae de Argentina. México, Perú, Colombia y España siguieron la iniciativa. La fecha se eligió porque es el día del nacimiento de Erasmo de Roterdam, ensayista, traductor y erudito del Renacimiento quien, además, fue corrector y editor durante toda su vida.

En la época de Erasmo no había procesador de textos, por lo tanto, la profesión del corrector tipográfico era muy lucrativa porque su tarea podía ahorrar una fortuna. La revisión del corrector era fundamental por el alto costo de corregir las planchas de letras ya armadas. En el caso de que dejara escapar errores graves, no se le pagaba el trabajo. Esta posición prominente del corrector o del copista se debía también a que en la Edad Media y en el Renacimiento eran pocas las personas que manejaban correctamente el idioma. El editor era un experto en griego, latín, en su lengua vernácula y en las ciencias más importantes de la época: medicina, teología y filosofía.

La labor de los correctores sigue siendo muy importante. La creencia de que el corrector de Word reemplaza a la corrección profesional es errónea. Por ejemplo, el procesador no detecta la falta de tildes en muchos verbos en pasado: “respiró” (tercera persona, pasado) y “respiro” (primera persona, presente). No está programado para ver el contexto y determinar qué forma es la correcta. Otros ejemplos son: si se escribe “baso” por el objeto “vaso”, el corrector no lo detectará porque “baso” con B viene del verbo “basar”. Lo mismo ocurre con “halla” (verbo hallar) y “haya” (verbo haber), “valla” (cerca, vallado) y “vaya” (verbo ir).

¡Feliz día para todos los correctores de textos! Nosotras lo estamos festejando con la corrección de una tesis.

qtq80-9TGNqC

Editatona del Día de las Escritoras

El Día de las Escritoras es una conmemoración iniciada en España para recuperar el legado de las mujeres escritoras, hacer visible el trabajo de las mujeres en la literatura y combatir la discriminación que han sufrido a lo largo de la historia. La celebración, de carácter anual, se convoca el lunes siguiente al 15 de octubre, festividad de Teresa de Jesús.

El Museo del Cine “Pablo Ducrós Hicken” se suma a la actividad propuesta por Wikimujeres. La intención de esta editatón “Mujeres escritoras: literatura y cine” es enfocarse específicamente en las mujeres escritoras argentinas que, de alguna forma u otra, participaron o participan también en el mundo del cine, ya sea a través de la escritura de sus propios guiones, la dirección cinematográfica, la actuación o la puesta en escena o la realización documental.

Fecha: Sábado 19 de noviembre de 2016.
Horario: 14.00 a 18.00 hs.
Lugar: Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken (al lado de la Usina del Arte) Agustín Caffarena 51, La Boca.
Si querés participar, acá encontrás la información completa

https://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Encuentros/Editat%C3%B3n_D%C3%ADa_de_las_Escritoras_Literatura_y_Cine_(Argentina)

14657485_10154365088697745_6241408741716746914_n

 

La brecha de género en la academia y en la tecnología

Las mujeres se abren paso en el mundo de la Academia y demuestran que el conocimiento y la ciencia no se diferencian en géneros. Sin embargo, aún hoy los puestos de mayor jerarquía se encuentran ocupados por hombres. Puede pensarse que en poco tiempo esta situación cambiará a partir del posicionamiento de las nuevas generaciones de mujeres académicas; pero no hay que olvidar que todavía están presentes ciertas ideas sobre el rol de la mujer en el hogar que traban este cambio. Una situación que se vivencia en este ámbito es el estancamiento en la profesión a partir de la maternidad, como si ambas instancias de la vida fuesen excluyentes. O el privilegio de la profesión del esposo sobre el propio crecimiento académico y profesional de la mujer. La reflexión sobre el rol de las mujeres en el campo profesional no debe perderse de vista ni debe desviarse del foco de atención por los logros adquiridos hasta el momento. Una reflexión constante es necesaria para que este avance no se detenga y la lucha por la igualdad siga su camino.

jesi_torre

 

La inserción de las mujeres en el ámbito de la tecnología presenta una problemática parecida. ¿Por qué llama tanto la atención la “brecha de género”? Una de nuestras correctoras, escribe sobre el tema en este artículo:

http://www.genderit.org/es/feminist-talk/construyendo-tecnolog-digitales