Errores de ortografía en carteles del espacio público

La ley de publicidad exterior de la Ciudad de Buenos Aires es la que legisla sobre los tipos de publicidad, el soporte, las condiciones de instalación, lugares y zonificación donde está permitido colocar carteles con anuncios publicitarios. En ninguno de sus artículos contempla la penalización para los anunciantes que escriban con faltas de ortografía. Probablemente en el año 2008, cuando se creó esta ley, las agencias publicitarias tenían más pudor ortográfico que en la actualidad.

En Mendoza, la Asociación Unida Transporte Automotor Mendoza (Autam), encargada de la cartelería en las paradas, tuvo que corregir los carteles indicadores porque habían escrito “Panameriana”, en lugar de “Panamericana“; “Municipalida” sin la “d” final; “Feliz Suares”, en lugar de Félix Suárez o “Barrio Super”, en vez de barrio Supe.

Fuente:
https://viapais.com.ar/mendoza/795632-de-lo-que-todos-hablan-los-errores-ortograficos-en-la-carteleria-del-mendotran/

Leemos cualquier estímulo al que nos enfrentamos y lo hacemos de forma automática, inconsciente. Esta automatización de la lectura produce, a su vez, que nuestra mente reponga la información faltante o problemática de los estímulos, de forma tal que el procesamiento se lleve a cabo con la misma eficacia que si el estímulo se presentara de manera completa. Esta explicación nos permite entender por qué, cuando lean ahora este cartel, es muy probable que no encuentren el error rápidamente. Nuestro cerebro se encargó de reponer lo que faltaba. Los publicistas deberían estar agradecidos. Un poco de glucosa de regalo no vendría nada mal. “

La sugerencia de la Licenciada en Letras y becaria del Conicet, Gisela Martínez, cuando escribió el post de “La saga de los errores: Aerolíneas Argentinas y el vuelo de las letras” se aplicaba a una gigantografía que la empresa aeronáutica argentina había instalado en una esquina del barrio de Belgrano. En lugar de “comienzan” escribieron “comiezan”. Con esa nota iniciamos en el 2016 una recopilación de errores en afiches y carteles en la vía pública. Nuestros seguidores brindaron material abundante porque encontraban a diario palabras mal escritas o frases sin coherencia. Nos mandaron lo que hallaban y lo publicamos en nuestro blog o en nuestra página de Facebook de Las Correctoras.
Lo que nos lleva a reflexionar nuevamente sobre los errores de ortografía es esta publicidad de una conocida marca de zapatillas instalada en un pasillo del subte D de la estación Palermo. Además de la equivocación de tipeo en la palabra “signifiica” (con dos íes) nos preguntamos qué es lo que lleva a los publicistas a pensar que “escribir lo que es ser mujer hoy” llevaría de alguna forma al progreso. En Argentina, ser mujer hoy, puede significar ser víctima de femicidio o de violación, solo por el hecho de ser mujer. El altísimo grado de vulnerabilidad por ser mujer hoy, aunque sea, debería llevar a los publicistas a escribir bien.
Foto: Paola Coler