Errores de ortografía en carteles del espacio público

La ley de publicidad exterior de la Ciudad de Buenos Aires es la que legisla sobre los tipos de publicidad, el soporte, las condiciones de instalación, lugares y zonificación donde está permitido colocar carteles con anuncios publicitarios. En ninguno de sus artículos contempla la penalización para los anunciantes que escriban con faltas de ortografía. Probablemente en el año 2008, cuando se creó esta ley, las agencias publicitarias tenían más pudor ortográfico que en la actualidad.

En Mendoza, la Asociación Unida Transporte Automotor Mendoza (Autam), encargada de la cartelería en las paradas, tuvo que corregir los carteles indicadores porque habían escrito “Panameriana”, en lugar de “Panamericana“; “Municipalida” sin la “d” final; “Feliz Suares”, en lugar de Félix Suárez o “Barrio Super”, en vez de barrio Supe.

Fuente:
https://viapais.com.ar/mendoza/795632-de-lo-que-todos-hablan-los-errores-ortograficos-en-la-carteleria-del-mendotran/

Leemos cualquier estímulo al que nos enfrentamos y lo hacemos de forma automática, inconsciente. Esta automatización de la lectura produce, a su vez, que nuestra mente reponga la información faltante o problemática de los estímulos, de forma tal que el procesamiento se lleve a cabo con la misma eficacia que si el estímulo se presentara de manera completa. Esta explicación nos permite entender por qué, cuando lean ahora este cartel, es muy probable que no encuentren el error rápidamente. Nuestro cerebro se encargó de reponer lo que faltaba. Los publicistas deberían estar agradecidos. Un poco de glucosa de regalo no vendría nada mal. “

La sugerencia de la Licenciada en Letras y becaria del Conicet, Gisela Martínez, cuando escribió el post de “La saga de los errores: Aerolíneas Argentinas y el vuelo de las letras” se aplicaba a una gigantografía que la empresa aeronáutica argentina había instalado en una esquina del barrio de Belgrano. En lugar de “comienzan” escribieron “comiezan”. Con esa nota iniciamos en el 2016 una recopilación de errores en afiches y carteles en la vía pública. Nuestros seguidores brindaron material abundante porque encontraban a diario palabras mal escritas o frases sin coherencia. Nos mandaron lo que hallaban y lo publicamos en nuestro blog o en nuestra página de Facebook de Las Correctoras.
Lo que nos lleva a reflexionar nuevamente sobre los errores de ortografía es esta publicidad de una conocida marca de zapatillas instalada en un pasillo del subte D de la estación Palermo. Además de la equivocación de tipeo en la palabra “signifiica” (con dos íes) nos preguntamos qué es lo que lleva a los publicistas a pensar que “escribir lo que es ser mujer hoy” llevaría de alguna forma al progreso. En Argentina, ser mujer hoy, puede significar ser víctima de femicidio o de violación, solo por el hecho de ser mujer. El altísimo grado de vulnerabilidad por ser mujer hoy, aunque sea, debería llevar a los publicistas a escribir bien.
Foto: Paola Coler

Optimiza el uso de los verbos en la redacción de la tesis

El uso del tiempo presente en la tesis

Al hablar y al escribir distinguimos matices especiales y aspectos que hacen que tiempos verbales como el presente, el pretérito y el futuro no se empleen indistintamente, ni puedan sustituirse entre sí.

Tipos de presente

Con el presente se expresan las acciones que coinciden con el acto de la palabra. Al afirmar: “Yo estudio en este momento”, las palabras coinciden con el acto de leer. Por eso se lo denomina presente actual.

Cuando se trata de actos repetidos o acostumbrados, que no se producen en este momento en el que hablamos pero se han producido antes y se producirán después, el presente es habitual. Por ejemplo: “Me levanto a las siete, desayuno y leo el diario por Internet.” Pero no lo leo en este momento. Lo que se hace es expresar acciones habituales.

También se usa el presente para narrar hechos pasados. Es el presente histórico como en “Colón descubre América en 1492″.

Se emplea, además, el presente para referirse a hechos futuros. Por ejemplo: “María se casa este sábado, el viernes a la tarde viajo a Córdoba para ir a la fiesta.”

Fuente de la infografía: Lenguaje y otras luces

¿Con qué tipo de presente trabajaré en mi tesis?

Si tu tesis es una investigación histórica es correcto utilizar el presente histórico. En el prólogo y en la conclusión del texto seguramente usarás este tiempo verbal. Pero no puedes abusar de él ya que es propio de textos descriptivos y se supone que en tu tesis elegirás distintas tipologías textuales. Para la narración, por ejemplo, es necesario alternar los diferentes tipos de pretérito.

Fuente propia: https://lascorrectoras.com/claves-para-escribir-monografias-y-mas/

Aprende a escribir el estado del arte de una tesis

El estado del arte o estado de la cuestión es la ‘situación en que se encuentra, en un momento preciso, un asunto o un tema’. En esta sección de la tesis se describe lo que se sabe sobre la cuestión y lo que otros autores han investigado sobre ese asunto hasta el momento en el que se escribe el texto.

Es un trabajo documental que muestra los avances más importantes que se han logrado con respecto al conocimiento del tema. Se recopilan fuentes importantes, ideas, conceptos, opiniones y bibliografía que servirán de base al tesista para refutar o complementar el conocimiento ya elaborado sobre el tema elegido.

Formato

El estado del arte suele formar parte del capítulo dos de la tesis. En esa estructura se consideran todos los aportes teóricos importantes que se relacionan con la materia de estudio, todos los autores que han escrito sobre el tema o los que realizaron trabajos vinculados con él como películas, óperas, publicidades. No importa que los argumentos de los estudiosos se contradigan. Lo que interesa es dar cuenta de la existencia de esos estudios y de su lectura.

Función

Representa el desarrollo profesional del tesista porque demuestra el nivel de instrucción del investigador. Como explican en el blog de las normas APA : “A nivel de pregrado, un estudiante aprende los conocimientos más relevantes y generales de un área de estudio, con el posgrado profundiza en determinadas temáticas. Finalmente, a nivel del doctorado es capaz de postular sus propias ideas que sirven para innovar en su área profesional. Este nivel de desarrollo se convierte en nueva teoría o modelo para prácticas que impulsan el saber científico y académico. El estado del arte de una tesis demuestra el grado de conocimiento del investigador acerca de su objeto de estudio”.

Fuente de la infografía: http://normasapa.net/que-es-el-estado-del-arte/