¿Por qué peligran las lenguas indígenas de América Latina?

Por Micaela Siskin

El idioma es la vía de comunicación más importante de las personas y una herramienta imprescindible de integración social. Además, es una manera de concebir la realidad. Hoy existen en todo el mundo 7000 lenguas, de las cuales 6700 corresponden a  pueblos indígenas. Pero la mitad ya corre peligro de extinción. Perder una lengua quiere decir perder una cosmovisión y un acervo de conocimiento acumulado por miles de años, es algo irrecuperable para la humanidad.

Frente a esta situación, la ONU declaró el 2019 como Año Internacional de la Lenguas Indígenas. Así, busca fortalecer los derechos humanos de las poblaciones indígenas más vulnerables, y concientizar a  toda la sociedad sobre la importancia de apreciar la diversidad lingüística. El caso de Latinoamérica y el Caribe no es la excepción. De acuerdo con el Atlas sociolingüístico de pueblos indígenas en América Latina de UNICEF, en esta región viven unos 522 pueblos originarios, que componen el 10% de la población y hablan 420 lenguas. Aunque parece una gran cantidad, cerca del 30% de ellas ya están en peligro de extinción. Un dato alarmante es que el 25% de los pueblos indígenas ya han abandonado por completo su lengua originaria, con lo que 44 pueblos hablan solo español, y otros 55 hablan solo portugués.

Es importante entender: ¿por qué peligran estas lenguas?

La exclusión

La razón más evidente es la discriminación hacia los pueblos indígenas. Son sectores vulnerables que generalmente viven en la pobreza y sufren altas tasas de desempleo y analfabetismo. Pocos Estados han hecho esfuerzos por proteger estas comunidades. En muchos casos, son desplazados de sus tierras por compañías o gobiernos que quieren explotar los recursos naturales de la zona. El éxodo interrumpe el uso de la lengua materna y empuja a los individuos a asimilarse.

La globalización

La colonización en todo el continente, normalmente acompañada de políticas de asimilación, dio lugar a una gran pérdida de las lenguas, puesto que los idiomas de origen europeo se impusieron sobre los originarios. En la actualidad, la globalización acelerada hace que muy pocas lenguas en el mundo se impongan sobre todas las demás. Hay un acceso cada vez más generalizado hacia la tecnología, eso es un avance. Pero, a la vez, el uso continuo de Internet hace que las lenguas originarias pierdan terreno frente al español, que les da a los jóvenes la posibilidad de producir contenido con mayor alcance.

Falta de oportunidades

Aunque se reconozca la legitimidad de las culturas indígenas y la importancia de preservarlas, hablar sus lenguas originarias no le garantiza a los jóvenes oportunidades de educación y desarrollo; como sí lo hace el español, o aprender idiomas extranjeros como el inglés y el chino. Si una lengua no tiene prestigio en la sociedad, es menos probable que sea transmitida entre generaciones. En casos extremos, las comunidades indígenas tienen una barrera lingüística para acceder al sistema de salud o a la Justicia.

Las culturas indígenas tienen mucho que ofrecer para construir un mundo mejor, sobre todo en lo relacionado con el respeto hacia la naturaleza, que cada día se hace más urgente. Dejar morir una lengua es perder un mundo. Es necesario que las sociedades se comprometan a revertir estas tendencias actuales, y que aprendan a convivir en la diversidad.

¿Qué opinan de esta situación? ¿Hay iniciativas en sus países para proteger las lenguas indígenas?

Las Correctoras nos renovamos

Desde Las Correctoras entendemos el cambio de los medios de comunicación en el mundo digital y las nuevas prácticas que conllevan. Adentrarnos en esta coyuntura es parte de nuestro trabajo. El año pasado nos propusimos objetivos importantes en nuestra marca y en nuestra comunidad en redes sociales. Los estamos cumpliendo de forma efectiva, adaptándonos a las dinámicas que nos piden revisar y repensar nuestro rol dentro del apasionante universo del lenguaje.

Hoy concretamos un desafío: ¡lanzar nuestra nueva imagen de marca en Instagram! Aprendemos y nos adaptamos a los cambiantes paradigmas culturales y sociales. Nos actualizamos constantemente en el mundo de los contenidos digitales y entendemos la importancia de estar presentes en todos los canales online de comunicación. Nos proponemos crecer y hacer más fuerte esta comunidad virtual, transmitiendo nuestra pasión por la corrección, por la ortografía, por la redacción, por la edición y la traducción. 

Somos un equipo multidisciplinario compuesto por editoras, correctoras y traductoras al inglés, alemán, francés y portugués, que se destaca por su profesionalismo, versatilidad y calidad. Les agradecemos a nuestros fieles seguidores por cada aporte, comentario y “me gusta”, ya que eso habilita y construye el intercambio que es clave para seguir potenciando esta comunidad.

Estamos muy felices y agradecidas. ¡Bienvenidos y bienvenidas a esta nueva etapa en Las Correctoras!

Publiquemos con editoras, segunda parte. Entrevista con Mónica Drouilly

Por Micaela Siskin

Un manuscrito pasa por un largo proceso antes de llegar a las manos de los lectores en el formato de libro. En el ámbito de las letras trabajan muchas mujeres, tanto en la escritura como en la edición, pero todavía no se le da suficiente crédito a esos nombres femeninos que producen discursos en la sociedad, como ya reflexionamos en la nota “Publiquemos con editoras”.

Mónica Drouilly Hurtado, autora premiada y fundadora del flamante sello editorial Noctámbula, conoce bien el camino que atraviesan las mujeres para ser visibles en la literatura.

¿Cuál es el enfoque de género en Noctámbula?

Para nosotros lo más importante es la calidad. Queremos publicar mujeres, pero no voy a publicar una mujer que no esté madura en su escritura solo para llenar una cuota. Mi socio (Eduardo Plaza) y yo, somos autores, entonces conocemos muchas compañeras de talleres literarios, sabemos cómo escriben. Por más que no nos muestren su trabajo, vimos lo que hacen y sabemos que son buenas. Ya publicamos una novela de una autora y, de los dos libros que tenemos programados, uno también es de una mujer.

¿Te parece que las mujeres tienen más dificultad para ser publicadas?

Creo que los hombres se atreven más a socializar sus textos. Muchas mujeres que escriben muy bien son menos osadas al momento de presentar su trabajo y decirle a los demás “miren, esto está aquí”. A los hombres se les enseñó culturalmente a creerse el cuento más rápido. Ellos dicen “yo soy escritor, esta es mi obra”, aunque tengan muy poca experiencia. A las mujeres no nos enseñaron esa actitud, muchas dicen: “yo escribo… pero todavía no soy escritora… yo no lo diría así”.

La confianza al exponerse, más que la calidad del trabajo, hace que hoy en día los hombres sean más visibles que las mujeres en la literatura.

¿Eso está cambiando?

En Chile, hoy en día, quienes están generando discursos interesantes, quienes son referentes, son mujeres. Claro que también hay hombres muy talentosos, pero quienes son más escuchadas, las salas que se llenan, tienen nombres de mujer. Sin embargo, tuvieron que hacer otra carrera para llegar ahí. Si un hombre hace cien metros planos, una mujer tiene que hacer ciento diez con vallas.

Primer libro publicado por Noctámbula, de la autora chilena Macarena Araya Lira.

El primer libro de Noctámbula, publicado el 10 de abril, se llama Paisajes. (No habrá muerte. Aquí termina el cuento), de Macarena Araya Lira, una escritora que, según Mónica, “no había sido editada y eso no correspondía, porque es muy buena”. Para el segundo cuatrimestre de este año, planean lanzar Rudas, un libro de cuentos de Carolina Brown, que relata historias de mujeres que atraviesan situaciones muy rudas.

¿Qué otras autoras conocen que deberían ser publicadas?

“Los autores latinoamericanos producen textos geniales que para nosotros no existen”, entrevista con Mónica Drouilly

Por Micaela Siskin

Mónica Drouilly Hurtado, foto de http://culto.latercera.com

Mónica Drouilly Hurtado es una escritora chilena, dramaturga, ingeniera civil y directora de Okonomiyaki, club de literatura japonesa. Como si fuera poco, también es fundadora del sello editorial Noctámbula, con el que busca enfocarse en los talentos latinoamericanos del momento.

Las correctoras ya conversamos con Mónica cuando publicó su primer libro de cuentos, Retrovisor, ganador del Premio Literario del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile. Su experiencia como joven autora la llevó a conocer las dificultades que atraviesan sus colegas para difundir su obra, así que decidió actuar al respecto. Charlamos con ella para conocer su visión en profundidad.

¿Cómo comenzó este proyecto?

Con mi socio, Eduardo Plaza, empezamos a pensar entre agosto y octubre del año pasado en una editorial, y cómo queríamos que fuese. Teníamos dos intereses en común. Por un lado, los autores geniales que conocíamos en nuestro entorno. Estábamos rodeados de gente que estaba escribiendo textos muy buenos, pero no estaban circulando.  

Por otro lado, en el 2017 Eduardo fue incluido en la lista Bogotá 39, una selección de escritores de ficción iberoamericanos menores de cuarenta a los que se les ve mucho futuro. Eso hizo que viajara mucho y conociera a otros autores de la lista. Entonces, se enfrentó a la falta de acceso a los textos de sus compañeros, ya que no había cómo encontrarlos en Chile. A mí me pasaba lo mismo en mis viajes. Leía algo que me encantaba, pero no podía recomendarlo, porque solo tenía mi copia.

Vimos que nuestros pares latinoamericanos, con quienes tenemos una historia en común y un montón de lazos comunicantes, están produciendo material muy interesante que para nosotros sencillamente no existe. Nuestro motor es visibilizar a esos autores que sabemos que están escribiendo textos increíbles y generar una mayor comunicación con el resto del continente.

¿A qué se debe esta falta de acceso a otros autores latinoamericanos?

En Chile, es más fácil encontrar cinco traducciones del mismo autor ruso que una sola edición de una autora brasilera. Por mi trabajo, viajé a Brasil y tuve que aprender portugués, lo que me permitió acceder a un mundo gigante de literatura en ese idioma, pero no solo de Brasil y Portugal, sino también de países como Mozambique y Macao, que para nosotros no existe a causa del eurocentrismo en las traducciones chilenas. Parece que somos un país europeo que llegamos a Sudamérica por azar.

Para mí hay una anomalía en el planeta Tierra, ¡tengo varias traducciones de una autora japonesa que escribió en el año 1000 y no sé qué escriben en Paraguay! Estoy a punto de pensar que en Paraguay no se escribe.

Entonces, desde la editorial quieren generar más canales de visibilidad para los latinoamericanos.

Creo que hay que hacer esfuerzos para cambiar este eurocentrismo en las ediciones. Hoy en día es más fácil hacerlo, gracias a los avances tecnológicos. Ni siquiera es necesario imprimir un libro en papel. Un e-book es un archivo que se puede descargar y leer incluso en la pantalla del celular. Me gusta mucho leer en papel, pero la tecnología abarata las ediciones y democratiza el acceso a la escritura.

Nuestro enfoque con los autores es generar una experiencia única y bonita, que la publicación sea una fiesta. A la vez, dar todo lo que podamos para que el libro se visibilice. Queremos que cada persona involucrada sea un nodo que se conecta con otro nodo, comportarnos como un ecosistema activo en pos de que el texto circule.

Primer libro de la Colección Omamori, disponible desde el 22 de junio.

Por ahora, Noctámbula cuenta con un catálogo breve, la novela Paisajes. (No habrá muerte. Aquí terminará el cuento) de Macarena Araya Lira, dentro de la colección En Lengua Materna, con la que Mónica y Eduardo buscan visibilizar a sus compatriotas que no están siendo editados. Ya firmaron con más autores, entre ellos, Gonzalo Ortega y Carolina Brown. Tienen una segunda colección, Omamori, que consta de traducciones del japonés. Mónica es muy lectora de la literatura japonesa, y está cansada de que las únicas traducciones que lleguen a Latinoamérica sean españolas, a precios demasiado inflados y en un dialecto tan ajeno.

Mónica y Eduardo llegaron para desafiar la tradición editorial de Latinoamérica, muchas veces enfocada en lo que se produce por fuera del continente. ¿Qué les parece esta iniciativa? ¿Es hora de que demos mayor prioridad a los autores latinoamericanos?

Errores de ortografía en carteles del espacio público

La ley de publicidad exterior de la Ciudad de Buenos Aires es la que legisla sobre los tipos de publicidad, el soporte, las condiciones de instalación, lugares y zonificación donde está permitido colocar carteles con anuncios publicitarios. En ninguno de sus artículos contempla la penalización para los anunciantes que escriban con faltas de ortografía. Probablemente en el año 2008, cuando se creó esta ley, las agencias publicitarias tenían más pudor ortográfico que en la actualidad.

En Mendoza, la Asociación Unida Transporte Automotor Mendoza (Autam), encargada de la cartelería en las paradas, tuvo que corregir los carteles indicadores porque habían escrito “Panameriana”, en lugar de “Panamericana“; “Municipalida” sin la “d” final; “Feliz Suares”, en lugar de Félix Suárez o “Barrio Super”, en vez de barrio Supe.

Fuente:
https://viapais.com.ar/mendoza/795632-de-lo-que-todos-hablan-los-errores-ortograficos-en-la-carteleria-del-mendotran/

Leemos cualquier estímulo al que nos enfrentamos y lo hacemos de forma automática, inconsciente. Esta automatización de la lectura produce, a su vez, que nuestra mente reponga la información faltante o problemática de los estímulos, de forma tal que el procesamiento se lleve a cabo con la misma eficacia que si el estímulo se presentara de manera completa. Esta explicación nos permite entender por qué, cuando lean ahora este cartel, es muy probable que no encuentren el error rápidamente. Nuestro cerebro se encargó de reponer lo que faltaba. Los publicistas deberían estar agradecidos. Un poco de glucosa de regalo no vendría nada mal. “

La sugerencia de la Licenciada en Letras y becaria del Conicet, Gisela Martínez, cuando escribió el post de “La saga de los errores: Aerolíneas Argentinas y el vuelo de las letras” se aplicaba a una gigantografía que la empresa aeronáutica argentina había instalado en una esquina del barrio de Belgrano. En lugar de “comienzan” escribieron “comiezan”. Con esa nota iniciamos en el 2016 una recopilación de errores en afiches y carteles en la vía pública. Nuestros seguidores brindaron material abundante porque encontraban a diario palabras mal escritas o frases sin coherencia. Nos mandaron lo que hallaban y lo publicamos en nuestro blog o en nuestra página de Facebook de Las Correctoras.
Lo que nos lleva a reflexionar nuevamente sobre los errores de ortografía es esta publicidad de una conocida marca de zapatillas instalada en un pasillo del subte D de la estación Palermo. Además de la equivocación de tipeo en la palabra “signifiica” (con dos íes) nos preguntamos qué es lo que lleva a los publicistas a pensar que “escribir lo que es ser mujer hoy” llevaría de alguna forma al progreso. En Argentina, ser mujer hoy, puede significar ser víctima de femicidio o de violación, solo por el hecho de ser mujer. El altísimo grado de vulnerabilidad por ser mujer hoy, aunque sea, debería llevar a los publicistas a escribir bien.
Foto: Paola Coler

El marco teórico de una tesis


¿Qué es un marco teórico?

Es el desarrollo teórico en el que se sustentará nuestra investigación. En esta parte deben figurar los antecedentes y consideraciones que ya realizaron otros autores sobre el tema de investigación que hemos elegido. Al leer los estudios previos sabremos si nuestro enfoque es novedoso o si complementa análisis que no se han tenido en cuenta con anterioridad a nuestra tesis. Es importante realizar un registro bibliográfico lo más completo posible de toda la literatura disponible sobre el tema de investigación para armar el soporte conceptual.

Esta lectura minuciosa de la teoría nos permitirá seleccionar los autores y los conceptos que utilizaremos. Las definiciones de los términos que usaremos a lo largo del trabajo deben ser precisas y la información debe estar bien organizada. El marco teórico es una demostración de nuestra posición como investigador, de las ideas que sustentamos, por qué las defendemos y el contexto en el que las producimos. También mostramos los juicios que compartimos con otros autores o aquellos de los que nos diferenciamos. Las dimensiones del capítulo dependerán de la amplitud del tema y del número de teorías que se expondrán.

Fuente de la infografía : Normas Apa y Marco Teórico

Un gran ejemplo

Nos gustó este ejemplo para compartir con ustedes. En la tesis presentada en la Universidad de Salamanca en 2014, “Concepto de género: de las teorías feministas a las políticas públicas- La universidad pública española como estudio de caso” su autora, Sara Martín Bardera, expone su marco teórico en la Parte I:[1]

CONCEPTO DE GÉNERO. MARCO TEÓRICO

  1. IGUALDAD Y DIFERENCIA
  2. La herencia de la Ilustración y Simone de Beauvoir
  3. La promesa ilustrada y el naturalismo recurrente
  4. Ilustración y naturalismo
  5. Romanticismo y naturalismo
  6. Feminismo: desmontar el naturalismo
  7. Simone de Beauvoir, “la biología no es un destino”
  8. La condición femenina al inicio de la segunda ola
  9.  La identidad como problema
  10. Identidad y diferencia
  11. Feminismos de la diferencia: ¿ser mujer?
  12.  El reconocimiento de un valor
  13. Educación y división de papeles
  14.  Reparto de los espacios
  15. Consecuencias
  16. Pautas sociales
  17. Carol Gilligan: la otra voz
  18.  Interpretación y consecuencias de la propuesta.

La tesis completa se puede leer desde aquí


[1] La numeración del índice se simplificó a los efectos de hacerla más ilustrativa para el blog.

Optimiza el uso de los verbos en la redacción de la tesis

El uso del tiempo presente en la tesis

Al hablar y al escribir distinguimos matices especiales y aspectos que hacen que tiempos verbales como el presente, el pretérito y el futuro no se empleen indistintamente, ni puedan sustituirse entre sí.

Tipos de presente

Con el presente se expresan las acciones que coinciden con el acto de la palabra. Al afirmar: “Yo estudio en este momento”, las palabras coinciden con el acto de leer. Por eso se lo denomina presente actual.

Cuando se trata de actos repetidos o acostumbrados, que no se producen en este momento en el que hablamos pero se han producido antes y se producirán después, el presente es habitual. Por ejemplo: “Me levanto a las siete, desayuno y leo el diario por Internet.” Pero no lo leo en este momento. Lo que se hace es expresar acciones habituales.

También se usa el presente para narrar hechos pasados. Es el presente histórico como en “Colón descubre América en 1492″.

Se emplea, además, el presente para referirse a hechos futuros. Por ejemplo: “María se casa este sábado, el viernes a la tarde viajo a Córdoba para ir a la fiesta.”

Fuente de la infografía: Lenguaje y otras luces

¿Con qué tipo de presente trabajaré en mi tesis?

Si tu tesis es una investigación histórica es correcto utilizar el presente histórico. En el prólogo y en la conclusión del texto seguramente usarás este tiempo verbal. Pero no puedes abusar de él ya que es propio de textos descriptivos y se supone que en tu tesis elegirás distintas tipologías textuales. Para la narración, por ejemplo, es necesario alternar los diferentes tipos de pretérito.

Fuente propia: https://lascorrectoras.com/claves-para-escribir-monografias-y-mas/

Aprende a escribir el estado del arte de una tesis

El estado del arte o estado de la cuestión es la ‘situación en que se encuentra, en un momento preciso, un asunto o un tema’. En esta sección de la tesis se describe lo que se sabe sobre la cuestión y lo que otros autores han investigado sobre ese asunto hasta el momento en el que se escribe el texto.

Es un trabajo documental que muestra los avances más importantes que se han logrado con respecto al conocimiento del tema. Se recopilan fuentes importantes, ideas, conceptos, opiniones y bibliografía que servirán de base al tesista para refutar o complementar el conocimiento ya elaborado sobre el tema elegido.

Formato

El estado del arte suele formar parte del capítulo dos de la tesis. En esa estructura se consideran todos los aportes teóricos importantes que se relacionan con la materia de estudio, todos los autores que han escrito sobre el tema o los que realizaron trabajos vinculados con él como películas, óperas, publicidades. No importa que los argumentos de los estudiosos se contradigan. Lo que interesa es dar cuenta de la existencia de esos estudios y de su lectura.

Función

Representa el desarrollo profesional del tesista porque demuestra el nivel de instrucción del investigador. Como explican en el blog de las normas APA : “A nivel de pregrado, un estudiante aprende los conocimientos más relevantes y generales de un área de estudio, con el posgrado profundiza en determinadas temáticas. Finalmente, a nivel del doctorado es capaz de postular sus propias ideas que sirven para innovar en su área profesional. Este nivel de desarrollo se convierte en nueva teoría o modelo para prácticas que impulsan el saber científico y académico. El estado del arte de una tesis demuestra el grado de conocimiento del investigador acerca de su objeto de estudio”.

Fuente de la infografía: http://normasapa.net/que-es-el-estado-del-arte/

2019 empiezo la tesis

En su libro “Cómo se hace una tesis”, Umberto Eco señala como primera “regla obvia” que la elección del tema “se corresponda con los intereses” del estudiante. Es por eso que un primer paso para definir un tema de investigación implica observar a nuestro alrededor y revisar nuestras experiencias. El tema-problema que despierte nuestro interés puede surgir de maneras diversas y no solo del contexto histórico.

En un segundo paso evaluaremos la factibilidad para abordar el tema-problema que nos gustaría investigar preguntándonos si podremos acceder a las fuentes legítimas y si estamos capacitados para implementar la metodología requerida.

.

Una vez que nos hayamos decidido por una propuesta de investigación, podremos delimitar histórica, territorial y materialmente el ámbito en el que vamos a trabajar y señalar las preguntas con las cuales nos aproximaremos al “corpus”. Es aquí donde trabajaremos en nuestra unidad de análisis y la justificación del problema. Luego podremos explayarnos acerca de lo que conocemos hasta ahora del tema y que habitualmente se denomina como “estado de la cuestión”.

La próxima etapa es la construcción del marco teórico que consiste en una selección de todos aquellos conceptos y teorías que nos ayudarán a conocer la problemática seleccionada. Es importante escoger uno o dos estudios que consideremos claves para luego interpretar y analizar adecuadamente nuestro objeto de estudio.

A partir de las preguntas, expresaremos del modo más claro posible el/los objetivo/s de la investigación. El cierre final para construir el marco teórico y formular los objetivos generales y específicos es ordenar y seleccionar temáticamente nuestra bibliografía. No necesariamente usaremos todo el material leído sino que a esta altura tendremos una idea bastante clara de lo que deseamos investigar. El marco teórico influirá sobre la formulación de los objetivos y sobre las decisiones acerca de la estrategia metodológica que permita responder a esos objetivos. Es necesario incluir una descripción detallada de la metodología que vamos a utilizar en el transcurso de la investigación, es decir, las técnicas de recopilación y análisis de dato.

Un capítulo fundamental de toda tesis deberá abordar las conclusiones. Esta es la parte donde se manifestarán los hallazgos más destacados de la investigación. Finalmente se incluirán las referencias de los documentos consultados durante la elaboración de la tesis. Cabe destacar que la mención a las fuentes no podrá hacerse de forma improvisada, sino que deberá utilizarse un criterio específico, por ejemplo, las Normas APA.

“La chica de las piernas rojas” un relato de Flor Sabaté sobre la cotidianidad del aborto clandestino

Voces cruzadas es un libro que surge de la convocatoria anual ROI (Recepción de Obras Inéditas) de Editorial Dunken. Esta edición es especial porque es un compilado de voces completamente distintas pero que, puestas todas juntas, suenan armoniosas. Son historias que tienen que ver con las raíces de cada autor/a, con cada vivencia, con la cosmovisión política y, también, están esas historias que se separan de la realidad proponiendo un paréntesis, proponiendo un mundo posible. Este libro representa para mí, que soy una de las ganadoras de la convocatoria, más que verme en un libro, representa un sueño concretado, representa haber ganado con mi cuento “La chica de las piernas rojas” sobre la realidad de todos los días de las mujeres: el aborto por voluntad de la mujer, penalizado por la ley. No puedo hacer una evaluación o una crítica objetiva de esta obra porque el solo hecho de ver la tapa me emociona. Solo recomiendo profundamente que lo lean, que le den una oportunidad a las voces que no son conocidas, que apuesten a lxs autorxs que surgen y sobre todo: ¡QUE NO DEJEN DE LEERLO!










Nota: Flor Sabaté