La brecha de género en la academia y en la tecnología

Las mujeres se abren paso en el mundo de la Academia y demuestran que el conocimiento y la ciencia no se diferencian en géneros. Sin embargo, aún hoy los puestos de mayor jerarquía se encuentran ocupados por hombres. Puede pensarse que en poco tiempo esta situación cambiará a partir del posicionamiento de las nuevas generaciones de mujeres académicas; pero no hay que olvidar que todavía están presentes ciertas ideas sobre el rol de la mujer en el hogar que traban este cambio. Una situación que se vivencia en este ámbito es el estancamiento en la profesión a partir de la maternidad, como si ambas instancias de la vida fuesen excluyentes. O el privilegio de la profesión del esposo sobre el propio crecimiento académico y profesional de la mujer. La reflexión sobre el rol de las mujeres en el campo profesional no debe perderse de vista ni debe desviarse del foco de atención por los logros adquiridos hasta el momento. Una reflexión constante es necesaria para que este avance no se detenga y la lucha por la igualdad siga su camino.

jesi_torre

 

La inserción de las mujeres en el ámbito de la tecnología presenta una problemática parecida. ¿Por qué llama tanto la atención la “brecha de género”? Una de nuestras correctoras, escribe sobre el tema en este artículo:

http://www.genderit.org/es/feminist-talk/construyendo-tecnolog-digitales

4 thoughts on “La brecha de género en la academia y en la tecnología

  1. MERCEDES says:

    Yo no sé qué quiso decir la autora con que el conocimiento y la ciencia no se diferencian en géneros, ya que lo que continúa (en especial el artículo de Evelin Heidel) muestran que sí se diferencian por géneros ¿o entendí mal la frase?

    1. citronmaria says:

      Hola Mercedes:
      La autora no se refiere a las instituciones sino al acceso al conocimiento. Las instituciones son las que diferencian, el conocimiento no. En Las correctoras tuvimos la oportunidad de desgrabar charlas de Diana Maffia, ella desarrolla mucho este tema. Volveremos sobre la cuestión en otros artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *